El desafío

Ser aprendiz es siempre un reto. Situarse ante una actividad o materia desconocida causa cierto recelo. Entre otras cosas, porque todo parece muy difícil antes de estar hecho.  Actividades como conducir, leer o coser me parecían imposibles hasta que aprendí la técnica y ahora las hago mecánicamente, casi sin pensar. No obstante, existen otras materias y actividades que no logré aprender con tanta facilidad y nunca pude hacer “mecánicamente”. Para mí, los cálculos matemáticos representan siempre una dificultad, y me producen siempre temor y fastidio.

Creo que para ser aprendiz es imprescindible que haya un maestro, y que en sus manos recae buena parte del éxito -o el fracaso, por supuesto- del estudiante. Si veo mi experiencia personal como aprendiz desde una perspectiva crítica, puedo identificar factores que promovieron mi aprendizaje y sembraron el gusto por la materia (como la lectura) y otros que imposibilitaron el desarrollo y el gusto por otra (como las matemáticas).

Con lo anterior quiero resaltar la inmensa importancia de un ambiente de aprendizaje propicio.Image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s